Artes Escénicas

Innovación desde las Artes Escénicas

Después de tres mil años de vigencia, parece raro considerar el teatro o la música como una innovación. Pero las Artes Escénicas pueden ser una herramienta innovadora con la que trabajar las competencias de nuestro alumnado de forma innovadora.

El proceso de aprendizaje no puede estar alejado del desarrollo de sus facetas artísticas que le sirven como un medio de expresión de sus ideas, pensamientos y sentimientos. Al igual que ocurre con otros lenguajes, la persona utiliza tanto el lenguaje corporal como el musical para comunicarse. Por lo que enseñar al alumnado que hay muchas formas cálidas para expresarse resulta de lo más enriquecedor.

Además, eatá demostrado que las Artes Escénicas elevan la autoestima y la autoconfianza del alumnado, creando un marco de convivencia agradable, a la vez que fomentan la tolerancia y la colaboración, desarrollan la creatividad y generan compromiso con el grupo, enseñando que todo esfuerzo tiene su recompensa.

Por eso tanto el teatro como la música ocupan un lugar destacado en nuestro centro.

Con respecto al teatro, lo trabajamos como actividad extraescolar y como actividad curricular, tanto en dramatizaciones dentro de otras asignaturas, como con una asignatura de diseño propio que impartimos en 3º de primaria. Esta área pretende que los niños y las niñas alcancen la competencia necesaria para expresarse y comunicarse, además de percibir, comprender y enriquecerse con diferentes realidades y producciones del mundo del teatro, dotándolos de instrumentos para valorarlo y formular opiniones fundamentadas en el conocimiento.

En relación a la música, se trata de una parte muy importante en el currículum educativo, presente en toda la etapa de Infantil y Primaria y como optativa en Secundaria, pero que trabajamos también en actividades extraescolares. Por ejemplo, a través de nuestro Coro o con Música y Movimiento, una actividad especialmente destinada a alumnos de Infantil y primer ciclo de Primaria.

Se pretende despertar el gusto y el interés por la música, a través del movimiento y la manipulación, para que el alumnado desarrolle sus potencialidades en un ambiente lúdico y afectivo.

La música estimula el cerebro y favorece la memoria, al mismo tiempo que las actividades rítmicas mejoran la coordinación, el equilibrio, y la orientación espacial. Bailando en grupo o entonando al unísono los alumnos generan lazos de unión, que les ayudan a sentirse parte de su grupo, y a mejorar sus habilidades sociales.

En esta época digital, generalmente poco generosa y dialogante, apostamos por innovar desde la esencia del ser humano, favoreciendo tiempos de escucha y climas adecuados para ellos, a través de actividades artísticas que respeten y potencien la expresividad de nuestro alumnado, pero que les hagan saber que, además de la suya, existen otras opiniones igualmente respetables.


  • << Volver