El Patio en un Universo

Cuando la Versatilidad Convierte el Patio en un Universo

Nuestro colegio está en el centro de la ciudad, de modo que los espacios son bienes muy preciados a los que se les saca el máximo partido con un cuadrante que funciona como un reloj suizo para que desde Infantil a Bachillerato puedan disfrutar de él no sólo en los recreos y la Educación Física sino desde el resto de las materias.

El Patio Grande del Colegio es, de los tres con los que cuenta el Colegio, el que más visibilidad tiene en la ciudad al ser puerta de entrada y salida general, y estar enfocado hacia la glorieta Luis del Olmo, una de las más céntricas de la ciudad. Además, está descubierto y da a dos calles que acogen dos días a la semana el Mercado.

Por este motivo, este espacio es el que aglutina la mayor parte de las actividades y aunque está apoyado con otro espacio cubierto de la mitad de la dimensión, es el que permite más versatilidad para asignaturas como Matemáticas, Lengua, Física y Química, Plástica o Tecnología.

Los alumnos de Infantil trabajan la psicomotricidad gruesa a través de juegos, así como la psicomotricidad fina pintando con tizas en un gran espacio de cemento liso. Además, es un espacio perfecto para realizar experimentos como el proyecto de luces y sombras chinescas, uno sobre volcanes y otro de transparentes y translúcidos.

En Educación Primaria se aumenta la competencia en el uso del diccionario y se pone en práctica con trabajo cooperativo en el patio, abandonando las aulas por momentos. En Secundaria se realizan prácticas de medición de alturas grandes a través de sombras.

Cualquier cambio de escenario para los alumnos es un atractivo y un aliciente que facilita el aprendizaje, haciendo valer el viejo dicho que “cambiar de trabajo es descansar”. Y el patio, para cualquier estudiante, es un lugar en el que suceden las cosas más memorables, por eso hay que aprovecharlo y romper la rutina del aula.


  • << Volver